¿Qué pasa en el cerebro cuando se hace o percibe arte?

Orquesta

(Agencia Informativa Conacyt).- ¿Es posible explicar la creatividad artística desde modelos neurocientíficos?, ¿los juicios sobre el gusto ante obras de arte dependen de nuestros sentidos o existe algún área del cerebro encargada de codificarlos y darles sentido? Actualmente, desde la ciencia hay una disciplina encargada de responder a estas problemáticas: la neuroestética.

Inicialmente es la filosofía, y con particularidad su rama llamada estética (estudio de lo bello y lo sublime) la encargada en ofrecer análisis y respuestas al fenómeno artístico. Ya desde pensadores como Platón, Immanuel Kant, entre otros, se puede ver un conjunto de discusiones que llevan distintos puntos de vista en relación con el tema. Para algunos, el juicio estético consiste en la subjetividad; para otros, es objetivo.

Durante la Semana Mundial del Cerebro Xalapa 2018, actividad celebrada en diferentes lugares del mundo y apoyada por la Fundación DANA y la Sociedad para las Neurociencias, científicos del Centro de Investigaciones Cerebrales (Cice) de la Universidad Veracruzana (UV) buscaron mostrar que la práctica artística (música, danza, teatro) tiene gran relación con los procesos que ocurren en el sistema nervioso.

La pregunta que se intentó responder, comentó la doctora Rebeca Toledo Cárdenas, organizadora general del encuentro, fue ¿qué pasa en el cerebro humano cuando se hace o percibe arte? Las respuestas a esta interrogante tienen varios puntos de relevancia para los especialistas en la materia, pues según la discusión y los distintos diálogos emprendidos en este evento, es diferente la ejecución artística que tiene lugar en la literatura que aquella que ocurre en la música clásica o en el teatro.

En el área de las neurociencias existe actualmente una línea de investigación relativamente nueva: la neuroestética, la cual se encarga de investigar qué ocurre en el cerebro de una persona determinada cuando se encuentra ante el proceso de creatividad o en el momento de percepción y recepción de una obra de arte, por ejemplo.

Lanfranco Marcelletti, dirigiendo a la Orquesta Sinfónica de Xalapa mientras que un encefalograma mide su actividad neural. Cortesía Orquesta Sinfónica de Xalapa.
Según la doctora María de Jesús Brito Leitte, a principios de 1990 en Francia, Jean-Pierre Changeux, del Collège de France, comenzó a investigar la relación del arte y las neurociencias. Por otra parte, Bernard Lechevalier, de la Universidad de Caen, se dedicó a indagar al respecto de la dimensión estética y neurocientífica en la música.

Para Brito Leitte, las distintas investigaciones en esa década coincidieron en un punto: los hombres y mujeres son relativamente iguales debido a diferencias basadas en el medio ambiente y el contexto social de cada país. En ese caso, cuando se intenta explicar qué es lo bello, no solamente se tiene que atender la cuestión cerebral, sino también los factores culturales.

Fue el neurólogo Semir Zeki, investigador del Departamento de Neurociencias de la Imagen, de la University College de Londres, uno de los fundadores de esta nueva clasificación del estudio de las neurociencias. En 2003, realizó una investigación en la que se utilizó la tecnología de resonancia magnética funcional para detectar si al momento de la apreciación de obras de arte por parte de ciertas personas había una zona en el cerebro que se activaba.

A las personas analizadas se les pedía que percibieran algunas obras que para ellos eran bellas y sublimes, mientras que con dicha tecnología se realizaban imágenes para observar esas zonas de activación. Como conclusiones se tuvo que no se puede determinar en qué se basa la belleza, pero sí se logró ver a manera de fotografía el proceso cerebral y neural. Principalmente fueron las áreas córtex orbital y córtex motor las activadas.

Una de las críticas que ha recibido este tipo de vertientes, sobre todo por psicólogos experimentales y psicoanalistas, tiene que ver con lo que para algunos se puede calificar de reduccionismo neurocientificista y mediante el cual se delimitan aspectos socioculturales a la explicación neural. Para esta idea, hay temas que se deben elucidar o aclarar desde las ciencias humanas y sociales, pero no a partir de aspectos cuantitativos.

Con todo, mediante esta área de las neurociencias se han venido proponiendo alternativas de respuesta a las interrogantes planteadas por disciplinas como la filosofía, la sociología, la antropología. Ahora estudiar el aspecto artístico desde un punto de vista más científico no es cosa rara en los centros de investigación de nivel internacional.