El redescubrimiento de la rata canguro de San Quintín

San Quintín Kangaroo Rat

(Agencia Informativa Conacyt).- Fue en 1986 cuando la presencia de la rata canguro de San Quintín (Dipodomys gravipes) se registró por última vez. En aquel entonces, investigadores documentaron una dramática disminución en las poblaciones de la especie.

El desarrollo agrícola de San Quintín, delegación localizada al sur del municipio de Ensenada, Baja California, representó para la rata canguro la pérdida de su hábitat y la disminución de su densidad poblacional, a tal grado que la especie está catalogada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) como “probablemente extinta en el medio silvestre” desde 2010.

Sin embargo, especialistas dedicados al desarrollo de la ciencia y la conservación del medio ambiente no se dieron por vencidos y continuaron con la búsqueda del roedor.

La rata canguro de San Quintín llega a medir hasta 30 centímetros y puede pesar más de 100 gramos, su cola es más larga que su cuerpo y le da el equilibrio para saltar, habilidad de la que se deriva su nombre común.

Después de 31 años de su último registro, investigadores del Museo de Historia Natural de San Diego y la asociación civil Terra Peninsular, dedicada a la conservación de ecosistemas en Baja California, redescubrieron la rata canguro de San Quintín.