En busca de yacimientos petroleros

Yacimientos petroleros

(Agencia Informativa Conacyt).- Con el objetivo de apoyar en la búsqueda de nuevos yacimiento petroleros, así como optimizar la trayectoria de nuevas perforaciones, el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) desarrolla e implementa metodologías innovadoras de modelado sísmico para la generación de imágenes más confiables del subsuelo.

El modelado sísmico es una técnica de simulación numérica esencial para obtener imágenes más precisas del subsuelo que, aunado al uso de otras tecnologías de migración sísmica, representa dos de las áreas de oportunidad donde el IMP ha puesto especial atención debido a su gran contribución al éxito exploratorio de nuevos yacimientos petroleros.

La Agencia Informativa Conacyt entrevistó a la doctora Liliana Vargas Meleza, especialista en sismología de exploración e investigadora en el IMP, quien explicó que el modelado sísmico 3D consiste en simular cómo se propagan y reflejan las ondas sísmicas en el subsuelo, de acuerdo con los diferentes tipos de rocas y sus propiedades elásticas.

Liliana Vargas Meleza: El modelado sísmico es una de las principales líneas de investigación del IMP porque es esencial para entender los problemas que se enfrentan para obtener imágenes sísmicas confiables del subsuelo. Esto tiene gran impacto en la exploración de nuevos yacimientos petroleros y la incorporación de nuevas reservas.

En diciembre pasado concluimos un proyecto de innovación en el cual desarrollamos una metodología para evaluar la incertidumbre en la detección de yacimientos subsalinos. En este contexto, nos enfocamos en la integración de la información sísmica y geológica que se genera a partir de estudios en campos análogos, estudios de afloramientos y análisis de registros geofísicos de pozos al área de estudio —los más cercanos estaban a 12 kilómetros de distancia—para fortalecer el conocimiento geológico y plasmarlo en el modelo de velocidad.

De ese trabajo se desprendió el reto principal que es generar modelos de velocidad que representen las estructuras geológicas, particularmente, de los cuerpos de sal y los sedimentos que los rodean. En general, la precisión con la que se estima el modelo de velocidad es uno de los problemas principales en sismología de exploración y es el factor principal para la generación de imágenes de subsuelo nítidas.