CIDIA, innovación para la industria alimentaria del noreste de México

Industria alimentaria

Poder Judicial

(Agencia Informativa Conacyt).-El Centro de Investigación y Desarrollo en Industrias Alimentarias (CIDIA) busca conjuntar la investigación y formación de recursos humanos altamente especializados, para fomentar la innovación y desarrollo de la industria alimentaria en Nuevo León.

Este centro de la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) genera una sinergia entre el desarrollo tecnológico, formación profesional y servicios empresariales para detonar el avance de la industria de cárnicos, frutas y hortalizas, lácteos y cereales de la entidad.

El CIDIA tiene como objetivo convertirse en una opción importante para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) agroalimentarias del noreste de México que deseen crecer económicamente, a través del distingo competitivo que ofrece la innovación científica y tecnológica de esta institución.

El Centro de Investigación y Desarrollo en Industrias Alimentarias surgió por la necesidad de tener un área de investigación, cuando la carrera de ingeniero en industrias alimentarias cambió su sede del municipio de Marín a la ciudad de Escobedo, Nuevo León.

El CIDIA inició funciones oficialmente el 4 de septiembre de 2008, con la misión de investigar, desarrollar y transferir conocimientos en ciencia y tecnología a la industria alimentaria que permitieran elevar su competitividad y consolidación en el sector empresarial.

“Necesitábamos tener un lugar donde hacer investigación y prácticas con los estudiantes, y así empezamos a conjuntar necesidades de investigación y de formación de personal. Con eso comenzamos a buscar la pertinencia del centro y de las áreas de investigación que deberían integrarlo”, comentó el doctor Ernesto Javier Sánchez Alejo, profesor investigador de la Facultad de Agronomía de la UANL y coordinador fundador del CIDIA.

El CIDIA es una institución encaminada a desarrollar investigación para resolver los problemas de la industria agroalimentaria, conjugando la innovación y la formación de recursos humanos a nivel licenciatura y posgrado.

“Es un centro que dedica sus labores a la formación de recursos humanos de alta calidad a nivel licenciatura, pero con gran apoyo en los posgrados de ciencias en producción agrícola y, básicamente, también a la solución de problemas o desarrollos de nuevos productos, calidad y seguridad alimentaria de la industria de la región noreste del país”, señaló el doctor Romeo Rojas Molina, profesor investigador de la Facultad de Agronomía de la UANL, coordinador del CIDIA y miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

El científico Rojas Molina agregó que en la institución buscan involucrar a los estudiantes en los proyectos del centro para que cuenten con mayor conocimiento y experiencia profesional en el manejo de equipos a nivel planta piloto. Con esto, los egresados podrán incorporarse a la industria alimentaria desde el desarrollo de nuevos productos hasta procesos de producción.

El CIDIA cuenta con cuatro plantas piloto totalmente funcionales: planta piloto procesadora de frutas y hortalizas; planta piloto para la industrialización de cereales; planta piloto de lácteos, y planta piloto de carnes.

“Tenemos cuatro plantas piloto (…) que son pertinentes para la industria que tiene Nuevo León en términos de la transformación de alimentos, y contamos con dos laboratorios de apoyo que van más encaminados al control de calidad de los alimentos”, precisó el doctor Sánchez Alejo.

Además de las plantas piloto, el CIDIA cuenta con el Laboratorio de Evaluación Sensorial y Desarrollo de Nuevos Productos y Laboratorio de Biotecnología Microbiana, que también ofrecen servicios a la industria.

El centro también desarrolla productos alimenticios propios. Tiene producción diaria de agua purificada que abastece a la facultad, empanadas, cortes de carne, quesos, yogurt, entre otros. Estos alimentos son comercializados en dos tiendas universitarias, una localizada en la misma institución y otra en ciudad universitaria en el municipio de San Nicolás de los Garza. En el desarrollo de estos productos, participan un ingeniero en procesos, seis técnicos, entre 10 y 12 estudiantes de servicio social de la institución y de cinco a siete becas trabajo.

Inicialmente, antes de la existencia del centro, la vinculación de la institución con el sector industrial era mediante los profesores investigadores. Con el arranque del CIDIA, estas relaciones se formalizaron.

“Después de la inauguración se dio un proceso de discusión de las actividades del centro y de las áreas del conocimiento en las que podíamos investigar. Así empezó a llegar la industria, la iniciativa privada, empezamos a dar asesoría y a resolver algunas situaciones de desarrollo de nuevos productos y de control de calidad”, indicó el investigador Sánchez Alejo.

El especialista Sánchez Alejo añadió que estas relaciones y proyectos con el sector empresarial se potencializaron gracias al Programa de Estímulos a la Innovación (PEI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que ha impulsado la formación de recursos humanos, equipamiento con infraestructura de calidad para el centro y crecimiento económico de las empresas a través de la innovación.

“Además de la producción de alimentos, también contamos con proyectos de investigación con empresas que van desde el desarrollo de nuevos productos, determinaciones de vida en anaquel, procesos y formulaciones de alimentos, entre otros”, enumeró el especialista Rojas Molina.

El coordinador agregó que, a lo largo de la historia del centro, han desarrollado proyectos con el sector industrial de la región, financiados por fondos de la iniciativa privada y/o mediante apoyos de programas especializados como PEI de Conacyt.

Algunos de los proyectos que se han desarrollado en el CIDIA en vinculación con el sector empresarial son: Desarrollo de fórmulas de embutidos cárnicos de la empresa Productora de Bocados Cárnicos (Proboca) y Desarrollo de galletas y pan reducidos en azúcares junto con la empresa PICSA de México Internacional, S.A. de C.V. Ambos trabajos con apoyo del Fondo PEI de Conacyt en 2016.

También, como servicio externo, se determinó la vida de anaquel de seis cortes de pollo, además de la caracterización, evaluación fisicoquímica, microbiológica y sensorial de los mismos con Proboca.

Actualmente, con apoyo del Fondo Sectorial para la Investigación, el Desarrollo y la Innovación Tecnológica Forestal (Conafor-Conacyt), los investigadores trabajan en un proyecto vigente para la extracción de compuestos bioactivos de plantas del semidesierto y la construcción de un equipo para el procesamiento de la planta de lechuguilla.

“Básicamente hemos trabajado con los cuatro sectores que tenemos aquí mediante las plantas piloto: lácteos, frutas y hortalizas, cárnicos y cereales. Son los cuatro sectores que trabajamos fuertemente por las plantas piloto y el equipamiento con que contamos”, precisó el doctor Rojas Molina.

El proceso para generar una relación de colaboración entre el CIDIA y una empresa, ya sea mediante apoyo gubernamental o capital privado, inicia a través de primeros acercamientos, interés y visitas de la empresa para conocer las capacidades del centro y, con base en eso, plantear un proyecto.

Después de plantear el proyecto de desarrollo tecnológico y/o servicio agroalimentario, los investigadores realizan un cronograma y distribución de actividades a través de especialistas asignados como responsables. A partir de esto, se desarrolla un presupuesto o cotización para la empresa con detalles y tiempos especificados. Los científicos del CIDIA generan la investigación y desarrollo a nivel laboratorio y planta piloto del proyecto y entregan los resultados finales a la empresa.

En el caso de proyectos sometidos a evaluación en diversas convocatorias gubernamentales, el CIDIA colabora y apoya de forma estrecha con la industria para generar el proyecto, gestión de documentos y convenios necesarios para la colaboración entre las instituciones y, finalmente, la entrega del desarrollo tecnológico, informe y resultados, siempre con la participación de estudiantes de la UANL.

“Principalmente, lo que buscamos es que haya apoyo para la incorporación de alumnos y becarios para que tengan la experiencia de trabajar en este tipo de proyectos y salgan con una visión más amplia una vez que egresan”, puntualizó el investigador Rojas Molina.

Los especialistas del CIDIA coinciden en la necesidad de que las mipymes participen en este tipo de investigaciones y se acerquen a la institución para generar una colaboración.

“La recomendación es que se acerquen, que no tengan miedo, se han acercado algunos emprendedores, vienen y preguntan algunas cosas y sin costo alguno los asesoramos (…) Les damos tips para que puedan crecer y aplicar a este tipo de proyectos. Que tengan la seguridad que las asesorías que damos, en un inicio, no tienen ningún costo ni compromiso, porque al ser parte de una institución de educación superior, el compromiso es apoyar”, subrayó el coordinador.

Sobre el futuro del centro, el investigador Sánchez Alejo enfatizó que aún cuenta con un amplio panorama de desarrollo en el área agroalimentaria de la región.

“(El panorama es) bastante promisorio porque Nuevo León es un estado que procesa alimentos, primordialmente, y nosotros tenemos que atender las necesidades de la industria con tecnología, investigación y recursos humanos”, subrayó el doctor.

Para finalizar, los integrantes del CIDIA tienen como finalidad mantener y hacer crecer las instalaciones e incursionar en el área de oportunidad que ofrece el sector.

“La idea es, una vez que tenemos estas instalaciones, mantenerlas y buscar apoyo regional, estatal y federal para irnos actualizando y para la adquisición de nuevos equipos. La visualización que tenemos es empezar a cubrir nuevas áreas que tenemos como confitería y bebidas”, enfatizó el coordinador Rojas Molina.