Lamentable que se usen las instituciones para revanchas políticas

Santiago García López

GUANAJUATO.-Es reprobable que el gobernador Miguel Márquez Márquez haga un uso faccioso de instituciones como la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) para dar cauce a revanchas políticas como la que ha emprendido contra la diputada federal Bárbara Botello Santibáñez.
Santiago García López, presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, manifestó lo anterior con relación a la solicitud del mandatario estatal ante la Cámara de Diputados Federal para desaforar a la legisladora federal.
“Sin duda es un tema político que tiene como fundamento un ánimo revanchista del gobernador en razón del activismo de la diputada federal”, añadió.
En ese sentido, el dirigente estatal del PRI manifestó que la solicitud de desafuero no es más que una cortina de humo para desviar la atención sobre la crisis de fin de sexenio de Miguel Márquez Márquez, la cual cada día se agudiza más.
Recordó que durante el actual sexenio han salido a relucir escandalosos casos de corrupción que han sido cubiertos por un manto de opacidad y simulación para dejar sin castigo a involucrados o, en el mejor de los casos, aplicar una sanción risible.
Recordó el rotundo fracaso del proyecto Escudo de seguridad pública a pesar de que se invirtieron en él más de 2 mil 700 millones de pesos, el uso de recursos públicos para promocionar la imagen del ex secretario de Desarrollo Social y Humano y la adquisición de medicinas por más de 8 mil millones de pesos durante todo el actual sexenio a dos farmacéuticas a las que siempre se les adjudicó la compra de medicamentos y material de curación
“Y qué decir de la compra de terrenos a particulares a un precio muy por encima del que ellos pagaron a ejidatarios de Caleras de Amexhe, en Apaseo el Grande, para la instalación de la empresa Toyota, lo que permitió ganancias multimillonarias e indebidas en perjuicio de campesinos”, agregó.
El presidente del CDE, diputado Santiago García López, comentó además que la única vez que Márquez Márquez se atrevió a sancionar a un funcionario público, lo único que consiguió fue abonar más al descrédito de la Secretaría de la Transparencia y Rendición de Cuentas.
“Haber delegado la contratación de obra pública a la Fundación para el Desarrollo de los Pueblos Mineros de Guanajuato (Fundemin), y utilizar documentos falsos en al menos un caso, ameritó una suspensión de tres días al secretario de Turismo”.
Finalmente, después de anotar que la crisis de fin de sexenio se ve reflejada sobre todo en una inseguridad que ha alcanzado niveles insospechados en nuestro estado, Santiago García López dijo que para agravar el cuadro el dengue también evidenció que el tema de salud tampoco escapa al desastre en que se encuentra la entidad.
“Cómo es posible que sin ser un estado costero y sin tener un clima tropical, Guanajuato sea el número uno a nivel nacional en incidencia de dengue y el número uno también en casos confirmados”, remató.