SSG informa acerca de la vigorexia

Alertan contra la vigorexia

• Este trastorno es una forma de trastorno dismórfico corporal y se relaciona con el trastorno obsesivo compulsivo.
Guanajuato, Guanajuato, 23 de abril de 2017.- Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG) informa a la población guanajuatense acerca de la vigorexia.
Este es un trastorno en el cual una persona constantemente se preocupa por parecer demasiado pequeña y débil. Aquellos con vigorexia sufren el problema opuesto de alguien con necesidad de tratamiento de la anorexia.
Las personas con este trastorno no son débiles o subdesarrollados, en absoluto, por lo general tiene gran masa muscular y es más común en los hombres.
Este trastorno es una forma de trastorno dismórfico corporal y se relaciona con el trastorno obsesivo compulsivo.
Las personas con este trastorno constantemente se obsesionan con sus imperfecciones, y distorsionan su percepción de sí mismas.
La insuficiencia sentida por las personas con vigorexia afecta a numerosos ámbitos de la vida, que van desde las relaciones personales a la salud física y emocional.
Esta insatisfacción con la imagen corporal es común en las personas con trastornos de la alimentación.
Uno de los principales síntomas de la vigorexia es un persistente y duro programa de entrenamiento que se centra en el levantamiento de pesas con el objetivo de agrandar los músculos.
Los pacientes entrenan con dolor y lesiones, abandonan el trabajo y las obligaciones familiares para entrenar, y se obsesionan cuando no lo están en el gimnasio.
Hay algunos factores de riesgo posibles que contribuyen a este trastorno: la intimidación y burlas durante el período escolar, la falta de armonía de la familia, el perfeccionismo, la tensión severa, el enfoque estético y la influencia negativa de la cultura de masas que promueve un cuerpo idealizado.
El tratamiento de la vigorexia consiste en la atención psicológica (psicoterapia) a largo plazo.
A veces las drogas psiquiátricas como los antidepresivos se pueden utilizar para controlar la depresión, especialmente en las primeras etapas del tratamiento. El apoyo de amigos y miembros de la familia también es fundamental.