Homicidio de niños y balacera en SMA no tienen relación: Procurador

Guanajuato, Gto. El homicidio de tres menores de edad y una balacera entre elementos de la Policía Ministerial con un presunto grupo delictivo la madrugada del sábado en la comunidad Ampliación de Cieneguita, San Miguel de Allende, fueron sucesos paralelos sin relación entre sí, aseguró el procurador de Justicia, Carlos Zamarripa Aguirre.
Fue una semana después de que ocurrieron los hechos que la Procuraduría de Justicia dio a conocer que no había ningún vínculo entre el operativo que realizaban elementos de la Policía Ministerial y el asesinato de los tres niños, aunque sucedieron el mismo día, en horario similar y en el mismo lugar.
En rueda de presa a la que convocó la Procuraduría de Justicia después de que se vinculara a proceso a Antonio Luna por el homicidio en razón de parentesco de sus tres hijos e intentar asesinar a su esposa, comentó que cuando los policías llegaron al inmueble donde se encontraba el velador con su familia se encontraron con los cuerpos de los niños al hombre encañonando a Juana, su esposa, con un revólver calibre 22.
El procurador de Justicia informó que los cuerpos de los niños de 4,8 y 11 años presentaron un solo disparo en el cráneo del revolver que tenía en su poder Antonio cuando los elementos de la Policía Ministerial llegaron al lugar.
Sobre las contradicciones entre la declaración de Juana, esposa de Antonio, que ha manejado la Procuraduría de Justicia y la versión de los hechos que ha dado a la prensa, Carlos Zamarripa dijo que la única versión que ha sido tomada para el juicio es la que llevó el Ministerio Público.
El procurador de Justicia enfatizó en que la versión que ha dado la señora Juana a los medios de comunicación no fue llevada ante la juez por parte de la defensa, por lo que únicamente se ha tomado la primera versión que dio la esposa del inculpado a la Procuraduría de Justicia del Estado.
Carlos Zamarripa aseguró que dentro del Cereso Antonio ha intentado hacerse daño con los objetos que tiene a su alcance, y que de ello fueron testigos los agentes de la Procuraduría de los Derechos Humanos que acudieron a levantar su declaración.
El procurador de Justicia no detalló cómo fue que se enteró que los agentes de la Procuraduría de los Derechos Humanos a cargo de José Raúl Montero de Alba presenciaron la escena cuando presuntamente Antonio intentó hacerse daño utilizando un bolígrafo.
El inculpado fue vinculado a proceso por el homicidio en razón de parentesco de los tres niños y el asesinato en grado de tentativa a su esposa. La juez de control no encontró elementos suficientes para también imputarle el delito de homicidio en grado de tentativa de cinco policías ministeriales, como lo había pedido de la fiscalía.