Máxima pena a homicida

Poder Judicial

Salamanca, Gto., 17 de noviembre. Fue sentenciado a 60 años de prisión un individuo que mató y quemó a dos personas, una de ella era de familia de Irapuato, todo fue porque le escondieron su celular.
En un recurso de casación, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) obtiene la máxima pena de prisión para SERGIO “N”, culpable de privar de la vida a un hombre y una mujer, a quienes además calcinó, al interior de un domicilio de la ciudad de Salamanca, por lo que deberá permanecer 60 años en la cárcel.
Los agentes especializados en Litigación de la PGJE se inconformaron por la sentencia emitida por el Juzgado Único Penal de Oralidad, recurriendo a un recurso de casación, donde se expuso la calificativa de ambos homicidios, resolviendo la Tercera Sala Colegiada que el imputado deberá purgar una condena de 60 años en prisión, que es el máximo que permite nuestra legislación en el estado de Guanajuato.
Se contemplan intocadas las resoluciones emitidas en primera instancia, que imponen a Sergio “N” el pago de una multa monetaria y la reparación del daño a favor de familiares de las víctimas, negándole cualquier beneficio que en la ley se estime.
El doble crimen
Recordemos que Sergio “N” fue hallado culpable de haber privado de la vida a Martha Alondra Buck Guerrero y Antony Nephtaly Preciado Salgado, a quienes primero les disparó con un arma de fuego y luego los roció con gasolina, prendiéndoles fuego al interior de una habitación, hechos acontecidos la madrugada del 13 de junio de 2015.
La Unidad Especializada en Investigación de Homicidios Región B esclareció el caso, estableciendo que Sergio, molesto porque habían escondido su celular, agresivamente sometió a las dos personas, con quienes estaba conviviendo al interior de un domicilio de calle Santo Tomás en la colonia Rinconada San Pedro; fue detenido en septiembre de 2015 por Agentes de Investigación Criminal de la PGJE y elementos de la SSPE.
En septiembre pasado el Tribunal de Juicio Oral lo condenó a 47 años y seis meses de prisión; sin embargo, los agentes de Litigación interpusieron un recurso de casación donde se ha obtenido la máxima pena de prisión para el hoy culpable.