Un viaje al mundo de los materiales en el Cimav

Materiales de Cimav

(Agencia Informativa Conacyt).-El Centro de Investigaciones en Materiales Avanzados (Cimav) busca acercar a los jóvenes de educación media superior a las ciencias mediante los módulos El Mundo de los Materiales, en donde aprenden sobre química, biología, física, matemáticas y tecnología desde un enfoque práctico e interdisciplinario.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Martín Herrera Ramírez, adscrito al Departamento de Metalurgia del Cimav, habló acerca de la labor de los módulos en el marco de la XXV Semana Nacional de Ciencia y Tecnología.

El programa fue creado en Estados Unidos en la Universidad del Noroeste en Illinois y en 2005 fue introducido a México por el doctor Luis Fuentes Cobas como parte de los convenios de colaboración entre la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno del Estado de Chihuahua y el Cimav. Actualmente el programa cuenta con la colaboración de 10 investigadores del Cimav y alrededor de 500 profesores y tres mil 500 alumnos capacitados.

El programa fue creado en Estados Unidos en la Universidad del Noroeste en Illinois y en 2005 fue introducido a México por el doctor Luis Fuentes Cobas como parte de los convenios de colaboración entre la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno del Estado de Chihuahua y el Cimav. Actualmente el programa cuenta con la colaboración de 10 investigadores del Cimav y alrededor de 500 profesores y tres mil 500 alumnos capacitados.

“Con el enfoque interdisciplinario, en lugar de que el alumno aprenda en una hora matemáticas, otra hora biología, otra física, etcétera, aquí por medio de varios módulos el alumno interrelaciona todas las materias”, dijo Herrera Ramírez.

Al iniciar el curso, los alumnos presentan un examen de evaluación, en donde el promedio ronda el cinco de calificación en una escala de 10, pero al terminar los módulos, los alumnos aumentan su promedio, alcanzando calificaciones arriba de los siete puntos.

“Este programa se trata de que el alumno meta las manos y se ensucie para que aprenda. Ver es una cosa, escuchar otra, pero cuando lo hace él mismo, aprende muchísimo mejor”.

Este programa se ha llevado a las principales ciudades del estado de Chihuahua, e incluso se han realizado esfuerzos para llevar este modelo de enseñanza hasta la Sierra Tarahumara, en donde a su vez, los jóvenes de esas comunidades replican el método con sus compañeros de primaria y secundaria.

Asimismo, el investigador resaltó que este programa ha tenido tanto éxito en escuelas chihuahuenses, que el gobierno del estado de Nuevo León solicitó el programa a Cimav, y desde 2011 se introdujo en aquel estado. A partir del año pasado, los módulos forman parte del currículo de todos los subsistemas de educación media superior de Nuevo León.

De acuerdo con el investigador de Cimav, la importancia de enseñar estos conocimientos radica en eliminar el estigma de que estas materias son aburridas o difíciles e incentivar a los jóvenes para que sigan carreras científicas y tecnológicas.

Si bien el modelo de enseñanza está basado en el modelo originado en Estados Unidos, el programa mexicano no es una copia al carbón. El doctor Herrera Ramírez dijo que parte importante de esta labor es adaptar los manuales y materiales al contexto mexicano, de manera que los costos de reactivos y equipo sean accesibles para las escuelas mexicanas.