MASTOGRAFÍA, ULTRASONIDO Y AUTOEXPLORACIÓN, HERRAMIENTAS CONTRA EL CÁNCER DE MAMA: IMSS

El cáncer de mama es una enfermedad maligna que se desarrolla dentro del tejido mamario puede ser de dos tipos, ductal que es el más frecuente o lobulillar, hay un crecimiento desordenado de las células, las cuales pierden su ciclo celular y por lo tanto la capacidad de morir.

“Toda célula tiene un ciclo de vida en la que crece, madura y muere, pero por laguna alteración esa capacidad se pierde en las células tumorales por una causa genética y continúa su crecimiento descontrolado, hasta que llega la formación de un tumor”, señaló el doctor José Antonio Álvarez Cisneros, especialista en oncología, de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 48, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Pueden pasar hasta dos años para el crecimiento de éstas células, las cuales en ese tiempo no pueden ser palpables o localizadas físicamente.

En la Delegación Guanajuato del IMSS, el año pasado se realizaron 38 mil 719 mastografías, 170 mil 224 exploraciones clínicas de mama y se reportaron 42 casos confirmados de cáncer de mama.

El cáncer de mama es multifactorial, no hay una causa específica, pero los factores de riesgo son la alimentación rica en grasas, obesidad y sobrepeso, radiaciones, tabaquismo, alcoholismo, etc.

En un inicio es asintomática, por lo que lo ideal es detectar lesiones que aún no se pueden palpar y que no dan síntomas, por ello es importante la realización de mastografías, principalmente a partir de los 40 años de edad.

Agregó el especialista del IMSS que un síntoma, pero de diagnóstico tardío, es la presencia de un tumor, sin dolor, por lo cual un gran número de pacientes no acuden a revisión de manera oportuna.

Actualmente, la mejor opción es la realización de la mastografía o un ultrasonido en el que, en caso de detectar alguna anormalidad, se procede a realizar una biopsia dirigida para poder detectar tumores de dos o tres milímetros, para estar en posibilidad de un proceso curativo y evitar cirugías radicales. La mastografía y el ultrasonido son estudios diferentes, pero se complementan.

Otra manera efectiva de prevención es la autoexploración, la mujer debe tocar sus pechos, al terminar su periodo menstrual, a fin de detectar alguna irregularidad, debido a que es el momento en que la mama está en reposo y no existe tanto estímulo hormonal, por lo que es más sencillo que la mujer se puede realizar una auto detección.