Impulsan programa nacional de monitoreo costero

Monitoreo costero

(Agencia Informativa Conacyt).- Disponer de datos confiables que se conviertan en materia prima para conocer los fenómenos que ocurren en las zonas costeras de todo el país, es una necesidad no solo para los científicos dedicados a estudiar el océano, sino también para sectores productivos como el pesquero y turístico.

Esta necesidad se agudiza en el contexto del cambio climático, por lo que integrantes de la Red Océano, Clima y Cambio Global, red temática del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), promueven la implementación de un programa nacional de monitoreo costero.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Norma Patricia Muñoz Sevilla, investigadora del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y responsable técnico de la red, apuntó que la zona costera es la más vulnerada a causa del desarrollo urbano, lo que hace más urgente llevar a cabo el monitoreo.

La propuesta consiste en instalar observatorios de monitoreo costero a lo largo de las costas mexicanas y alimentar con sus datos una plataforma pública en línea que permita a los usuarios consultar variables —como temperatura y acidez— con una periodicidad determinada.

“Entras y ves temperaturas del Pacífico, del golfo de México, diarias, mensuales, promedios, variaciones del viento, radiación solar, lo que quieras de la costa”, expuso la responsable técnico de la red.

Aunque se consideran diferencias metodológicas para el monitoreo en las diferentes costas del país, la Red Océano, Clima y Cambio Global propone establecer variables en común que se adapten a las diversas vocaciones.

La doctora Muñoz Sevilla mencionó que aunque ya hay esfuerzos en distintos puntos del país para realizar el monitoreo, la implementación de un plan nacional posicionará a México como un país de primer nivel en cuanto a la disponibilidad de datos.

Los esfuerzos actuales por monitorear lo que pasa en las costas mexicanas, aunque individuales, se aglutinan de acuerdo a las diferentes regiones del país: norte, centro y sur, regiones donde se cuenta con la presencia de instituciones con la capacidad de colaborar.

El doctor Martín Hernández Ayón, especialista en oceanografía química del Instituto de Investigaciones Oceanológicas (IIO) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), explicó que hay un interés particular por monitorear las variables relacionadas con la acidificación del océano y vincularlo a las pesquerías.

“La propuesta en esa parte de la acidificación incluye ese nicho que tiene que ver con la acuacultura, con los cambios en las pesquerías, son elementos muy tangibles”.

Expuso que estudiar el fenómeno de acidificación del océano implica medir de forma apropiada al menos dos de las cuatro variables que describen el sistema del dióxido de carbono: pH, carbono inorgánico disuelto, presión parcial del CO2 y alcalinidad.

Además de la acidificación, la anoxia oceánica (disminución de los niveles de oxígeno), el nivel del mar, la contaminación por aguas urbanas y plásticos, así como sus efectos en las pesquerías y el turismo, están considerados como temáticas dentro del proyecto del programa nacional de monitoreo costero.

“Capacitar a la gente para que esté dentro de los controles de calidad de esas mediciones, para entonces tener elementos robustos para decir ‘está bajando, hay un efecto’ y unirlo a la parte biológica”, comentó el investigador del IIO.