La ciencia y su enseñanza en la educación básica

Saberes

(Agencia Informativa Conacyt).- “Desde que nacemos, los seres humanos tenemos deseo de investigar. Ya se sabe mucho sobre cómo los bebés van identificando los objetos, conociendo sus propiedades, clasificándolos (…) Y todo eso para poder interactuar con el mundo y con las personas que los rodean. Es decir, hay una disposición natural a la investigación del mundo, porque así nos posicionamos en él. Por eso es tan importante la enseñanza de la ciencia desde la educación básica”, afirma Alejandra García Franco, ingeniera química, doctora en pedagogía y profesora investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Cuajimalpa.

La investigadora lleva años interesada en la enseñanza de las ciencias naturales en las escuelas del país. Basada en su trabajo de investigación, García Franco aboga por métodos que incorporen los contextos y saberes locales. Porque, desde su punto de vista, se puede “enseñar a los niños a hacer investigaciones más estructuradas, pero al mismo tiempo reconocer que hay otras formas de ver el mundo y que, en sus contextos, ellos también tienen saberes”.

Precisamente eso, la recuperación y valoración de los saberes locales, considera la doctora García Franco, es una de las claves para la enseñanza de las ciencias naturales en el país.

—¿Cómo participan en eso las maestras y maestros del país?

—Creo que es muy importante reconocer que todos tenemos saberes. Los niños, en kínder o cualquier grado, y los profesores, todos tienen saberes. Pero hay que preguntarse cómo se puede construir conocimiento a partir de esos saberes. Porque solo puedes construir a partir de lo que ya sabes, de lo que eres, conoces, te interesa y te gusta. Creo que eso a veces se pierde en la escuela, que se ha mirado como un lugar donde se aprende lo que está en los libros. Por eso los niños a veces no encuentran relación entre su realidad y la escuela.