Ensambla Jardín Etnobotánico de Oaxaca naturaleza y arte

Jardín

(Agencia Informativa Conacyt).- Entre árboles considerados sagrados para la cultura mixteca, flora en peligro de extinción y piezas de arte, el Jardín Etnobotánico de Oaxaca se erige como un espacio destinado a la conservación, la enseñanza de la biodiversidad de la entidad y un ejemplo de sustentabilidad hídrica, energética y económica.

El collage ensambla ejemplares vivos ancestrales, obra de los maestros Francisco Toledo, Luis Zárate, José Villalobos, el escultor Jorge Yázpik y Jorge DuBon (†), todo, “sembrado” en un complejo arquitectónico dominico que data del siglo XVI: el Exconvento de Santo Domingo de Guzmán.

El director de este espacio, Alejandro de Ávila, indica que tras 20 años de trabajo se cuenta con más de 950 especies establecidas temáticamente a lo largo de 2.3 hectáreas que conforman la arquitectura botánica del lugar.

Sin embargo, destaca que las labores todavía no están concluidas, ya que el objetivo consiste en representar 10 por ciento de la flora de Oaxaca —que es la más diversa del país y se calcula entre 10 y 15 mil especies.

En entrevista, detalla que la propuesta de establecer un jardín en el Centro Cultural surge desde la sociedad civil en 1993. Un año después, el artista oaxaqueño Francisco Toledo aportó recursos que permitieron conformar un fideicomiso y al que se sumaron el Fomento Social Banamex, el gobierno federal a través de —en ese entonces— el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), así como las autoridades estatales.

“Comenzamos con la plantación en 1998 porque el espacio fue ocupado como tiradero de escombro por el equipo de restauración de Santo Domingo, que inició sus trabajos en 1994”.