La igualdad de género desde la neurociencia

Igualdad de genero

(Agencia Informativa Conacyt).- Hilary es panameña y dice que se siente tan chica como cualquier otra, pero lo dice después de haber pasado por un difícil proceso de aceptación.

A los 17 años, Hilary se sometió a una cirugía para tratarse una hernia en la pelvis, pero unos días después le dijeron que lo que le habían extirpado era un testículo. Después de varias pruebas, el genetista tenía un diagnóstico: Hilary padecía el síndrome de insensibilidad a los andrógenos. Tenía un cromosoma X y uno Y, es decir, tenía un genotipo masculino, pero sus células no eran capaces de responder a la testosterona y por lo tanto su desarrollo y su apariencia física son las de una mujer.

En los mamíferos, el sexo está determinado por un par de cromosomas, en las hembras por dos cromosomas X y en los machos por los cromosomas XY.

“El cromosoma Y tiene muy pocas funciones, esto es algo que no le gusta oír a los varones, pero es el único cromosoma cuya ausencia es compatible con la vida. Existe una condición llamada síndrome de Turner, en el que los individuos carecen de ese cromosoma y son viables, y son fenotípicamente mujeres. Casi lo único que hace el cromosoma Y es diferenciar la cresta genital; si el individuo porta un cromosoma Y, esa cresta genital va a derivar en un testículo, si no lo porta, si porta dos cromosomas X, el individuo va a desarrollar un ovario”, explica José Alonso Fernández-Guasti, investigador del Departamento de Farmacobiología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Alonso Fernández-Guasti es miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y una de sus líneas de investigación es la diferenciación sexual del cerebro. El doctor en fisiología estudia cómo las hormonas moldean de forma diferente el cerebro femenino y el cerebro masculino en los mamíferos, desde que están en el útero materno.

“Aunque los cerebros de los hombres y las mujeres, o más generalmente de los machos y de las hembras, son 99 por ciento idénticos, hay unas partes que son un poco diferentes en el sentido anatómico. Si se toman sus cerebros y se analizan en el microscopio, después de muchos cortes en muchos lugares, se ve que prácticamente son idénticos con excepción de zonas muy pequeñas. Y se ha asumido que esas pequeñas zonas median las conductas que son diferentes entre hembras y machos”.

Cuando habla de las conductas que son diferentes, el investigador se refiere sobre todo a las conductas sexuales, pues hay conductas sexuales que las mujeres no pueden realizar porque no tienen órganos sexuales masculinos y viceversa. Además, el interés sexual que la mayoría de los machos tiene por las hembras es diferente al interés sexual que la mayoría de las hembras tiene por los machos, y eso está regulado a nivel del sistema nervioso central.

Por otro lado, en los mamíferos la conducta materna también es altamente dimórfica entre los sexos y es casi exclusiva de las hembras. De hecho, en muchas especies solo la hembra se hace cargo de las crías e incluso debe ser violenta con los machos de su especie, que pueden depredar sus propias crías o las de otros machos.

Desde luego, en el ser humano la cultura juega un papel primordial y en muchas sociedades la crianza no es una tarea exclusiva de las mujeres. Pero el amamantamiento, por cuestiones fisiológicas, es una conducta exclusiva de las mujeres.

Y aunque también hay estudios que señalan que existen ciertas diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a la habilidad espacial o a la capacidad verbal, Alonso Fernández-Guasti hace hincapié en que esto nada tiene que ver con la superioridad intelectual de un sexo sobre otro.

“Hay que dejar bien claro que estas diferencias entre los cerebros masculinos y femeninos no tienen nada que ver con que un sexo sea superior a otro intelectualmente. No existe un sexo superior al otro, existen habilidades diferentes en uno y en otro, y por supuesto estas diferencias son estadísticas. No significa que las mujeres sean siempre mejores en destrezas verbales, conocemos muchos varones con increíble habilidad verbal y mujeres con increíble habilidad de ubicación espacial”.