Recomienda Protección Civil prevenirse ante ráfagas de viento por temporada de lluvias

Director de Protección Civil

• Mantener bien aseguradas techumbres, macetas colgantes, ventanas flojas y todo aquel objeto que pueda sufrir los embates salir de cualquier ráfaga de viento.
• Aunque algunas rachas de viento alcanzan velocidades entre 50 y 60 kilómetros por hora que originan altos riesgos, se espera que estas sean de entre 8 y 12 kilómetros; sin embargo, estas pueden variar por lo que las medidas de precaución deben implementarse para evitar desgracias en esta temporada.
Irapuato, Gto., 16 de mayo. Con la llegada de la temporada de lluvias con ella llegan también importantes rachas de viento que pueden ocasionar que algunos objetos ligeros salgan volando de las viviendas, así como el riesgo de la caída de árboles y anuncios de lona o lámina.
El director de Protección Civil y Bomberos de Irapuato, Juan Segoviano Tovar, dio a conocer que ante estos riesgos se deben tomar las siguientes medidas de seguridad: para quienes están en casa y tienen jardín deben verificar que no haya árboles en mal estado, revisar que quienes tienen balcones las cornisas se encuentren en buenas condiciones, así como asegurar toldos, láminas de techumbres, persianas, antenas; además de retirar macetas, jaulas, sillas de plástico y todo objeto de bajo peso que pueda salir volando con algún fuerte viento.
“Yo creo que el primer punto es ahí, cada quien en sus propias casas asegurar todo lo que pudiera volar con el viento, me refiero a techumbres mal instaladas de lámina de teja y que se pudieran en un momento dado con un viento fuerte volar, asegurar las macetas colgantes, las sillas ligeras como las de plástico asegurarlas, algunos anuncios que se ponen de lámina que también es importante asegurarlos, ventanas flojas que hacen juego con la estructura de la ventana y que se oye ruido cuando hace viento es importante asegurarlas con silicón o algún elemento que evite ese golpeteo porque el viento fuerte las puede romper”, explicó Juan Segoviano.
Reiteró que con la llegada del temporal de lluvias se espera que estas vengan acompañadas por ráfagas de viento que en algunas ocasiones alcanzan velocidades entre 50 y 60 kilómetros por hora que originan altos riesgos principalmente en zonas arboladas, puntualizó que ante estos riesgos y en caso de que haya un fuerte viento lo recomendable es evitar circular por avenidas en donde hay grandes árboles y en su lugar buscar calles alternas para no arriesgarse.
Juan Segoviano Tovar, enfatizó “otro punto crítico serían los espectaculares, aunque estos se han venido manejando ya con algunas técnicas de seguridad, me refiero a que en lugar de poner ya la lámina completa en el espectacular ahora se han colocado lonas, sin embargo llevan su riesgo también, las lonas se han desprendido y originan chicoteos, originan golpes que pudieran lastimar a alguien, hay muchos anuncios de comercios, que también lo quiero mencionar, están hechos de algún material más ligero, es lámina delgada u otro material que se coloca sobre las marquesinas de los comercios y que el año pasado se tuvieron varios eventos de que se volaban estos anuncios de comercios y llegaron a dañar algunos vehículos”.
Subrayó que en caso de percatarse que habrá fuertes vientos se deben cerrar puertas y ventanas para evitar corrientes de aire que puedan llevar a la rotura y caída de cristales; asimismo y en caso de encontrarse en la vía pública alejarse de las zonas arboladas debido al peligro de caída de grandes ramas, no pasar por debajo de andamios, alejarse de postes de luz y torres de alta tensión; además para quienes circulan en automóvil reducir la velocidad a límites de seguridad ya que los camiones con grandes dimensiones corren el riesgo de volcarse al contacto con ráfagas de viento transversal.
Compartió que para evitar la caída de árboles estos deben de recibir constante mantenimiento y procurar mantenerlos en alturas controlables, indicó que para los árboles que se encuentran dentro de áreas de jardín de viviendas estos no deben superar la altura de una casa de dos pisos que pudiera ser de hasta siete metros y fronda de hasta dos metros para evitar que alcancen el cableado de luz eléctrica y con ello evitar desgracias.