Configuración del paisaje michoacano a partir de la tradición oral

Paisaje

(Agencia Informativa Conacyt).- El Laboratorio Nacional de Materiales Orales (Lanmo) fue el primero aprobado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en el área de Humanidades. Actualmente desarrolla el proyecto de investigación Materiales orales de la zona lacustre michoacana: documentación, procesamiento y análisis, que se pregunta cómo se construye el paisaje en función de los relatos que circulan en la tradición oral.

El objetivo de este proyecto es entender cómo se configura el espacio a través de la suma de historias y el impacto que esto genera en los procesos identitarios de las comunidades: cómo se conciben a partir de su entorno.

El proyecto de la zona lacustre michoacana se desarrolló principalmente en las poblaciones de Zirahuén, Pátzcuaro, Tecuena, Santa Fe de la Laguna, Tzintzuntzan, Ihuatzio, Pacanda y Yunuén, lugares que se reconocen y definen no solo por su geografía sino por sus simbolismos, comenta la doctora Berenice Granados Vázquez, coordinadora académica del laboratorio y docente de la licenciatura en literatura intercultural de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES), unidad Morelia, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Con el sondeo de relatos hacen un trabajo de recuperación. Su metodología se basa en la entrevista abierta no dirigida, donde las personas de la comunidad hablan sobre lo que conocen de sus orígenes. Ahí encuentran temas nucleares recurrentes, con lo que rastrean las historias comunes.