Carlos Aréchiga, medicina veterinaria en su más alto nivel

Veterinaria

(Agencia Informativa Conacyt).- Desde niño, salir al campo y convivir con animales era motivo de alegría, de libertad. Desde entonces supo que su vocación era ser médico veterinario. Hoy, el doctor en ciencia animal Carlos Fernando Aréchiga Flores tiene más de 20 años como docente investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) y más de 60 publicaciones científicas en temas de nuevas tecnologías y mejora de las condiciones ambientales para la reproducción animal.

“Nací en Jalpa, Zacatecas. En los primeros años de mi vida viví en Estados Unidos con mis padres pero cada que veníamos de vacaciones a México y salía al campo, para mí representaba ser libre: ir al rancho y convivir con los animales era lo que más yo disfrutaba, para mí esos eran los mejores momentos. Desde entonces decidí que estudiaría medicina veterinaria. Vengo de una familia de veterinarios y aunque me decían que podía estudiar cualquier cosa que yo quisiera, yo estaba convencido de que esta era mi vocación, entonces seguí con la tradición familiar”.

Concluyó la licenciatura en medicina veterinaria y zootecnia en la UAZ, en donde recibió el premio Los mejores estudiantes de México, consistente en una medalla y diploma por parte del entonces presidente de la república. Posteriormente, se mudó a la Ciudad de México a estudiar su maestría como médico veterinario zootecnista en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), misma que fue interrumpida ya que recibió una beca Fullbright para estudiar en la Universidad de Florida (UF), en donde se tituló como maestro en fisiología de la reproducción, con especialidad en ciencia lechera, bajo la supervisión del doctor Peter J. Hansen, en uno de los mejores centros de reproducción animal de Estados Unidos de América.