Patentes y medicamentos, el lucrativo mercado de la salud

Medicamento

(Agencia Informativa Conacyt).- El único medicamento que no falta en mi casa es el ibuprofeno, no es que me ayude mucho a calmar la migraña, pero algo logra. Después de mi experiencia en los estudios de bioequivalencia siempre busco el genérico, incluso pregunto por el más barato. Pero mi prima solo compra Advil®, ningún otro ibuprofeno le gusta. Siempre busca la cápsula roja, la de gelatina blanda. Se podría decir que padece de lealtad a la marca.

Las farmacéuticas conocen este fenómeno y lo aprovechan. De hecho, al contrario de lo que podría pensarse, cuando salen las versiones genéricas al mercado, el medicamento de patente sube de precio.

El laboratorio que patenta y desarrolla un medicamento tiene derecho a venderlo en forma exclusiva por 10 años, aproximadamente. Además tiene una ventaja sobre los fabricantes de genéricos: su producto acumula años de publicidad y muchos consumidores no cambiarán de marca aunque se oferten medicamentos más baratos.