Personas de la Tercera Edad reavivan las “Tardes de Danzón” en el Jardín Principal

Tardes de Danzón

• Parejas se reúnen los jueves de cada semana
• Don Fidel y Doña María Consuelo, ejemplo de vida
• Busca el IMCAR retomar éstas tradiciones
Irapuato, Gto., 26 de abril. A sus 81 y 76 años, Fidel Rivera Zuchil y María Consuelo Ríos Hernández, son una pareja que cada jueves asisten a los “Jueves de Danzón” que organiza en torno al kiosco del jardín principal el Instituto Municipal de la Cultura, Arte y Recreación (IMCAR).
Fidel y Doña María Consuelo agradecen al IMCAR el hecho de que a través de este tipo de programas, se retome e impulse este tipo de tradiciones populares y hasta artísticas que coadyuvan a la convivencia, principalmente entre personas de la tercera edad.
Quienes gustan bailar al ritmo del danzón no sólo lo hacen en el Jardín Principal los jueves de 12:00 a 14:00 horas, sino que las personas pueden disfrutar de este tipo de música popular en otros sitios de la ciudad.
Ahora hay actividad casi toda la semana. Hoy mismo por la tarde el Instituto de la Cultura ofrece, en el mismo jardín principal, la participación de la Banda Municipal y también la noche de los jueves de cada semana en la Plaza Maquío acuden las parejas de personas adultas a bailar danzón.
El viernes toca ir a la Plazuela de San Juan de Retana, el Domingo en la Plaza de los Fundadores, los días lunes en El Ranchito y otros días la cita es variable en la Plaza del Comercio y frente al mercado Irapuato en la calle Guanajuato, señala Fidel Rivera Zuchil quien indica que el horario para bailar en estos lugares públicos es de las 19:00 a las 22:00 horas.
Según datos proporcionados por quienes asisten a las “Noche y Tardes de Danzón”, hay ocasiones en que, por ejemplo, en la Plaza de los Fundadores se llegan a reunir hasta 150 personas
Para nosotros es un ejercicio normal en forma de diversión. Toda mi vida, aunque mal hecho, he sido bailador y mi pareja igual, pero es un gusto de los dos poderlo hacer a esta edad que tenemos. A veces me duele un píe y me siento a ver a las demás personas bailar, pero es un gusto para todos nosotros, refiera Don Fidel al momento de prepararse para al ritmo de una nueva pieza musical.