Redes de corrupción: el cáncer social de México

Observatorio

Poder Judicial

(Agencia Informativa Conacyt).-Cuando Jesús Espinal Enríquez dice que la corrupción es como un cáncer, lo dice con conocimiento de causa. Como investigador del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) trabaja en develar los mecanismos de aparición del cáncer.

Él lo hace analizando cómo la activación o la inactivación de los genes puede influenciar el desarrollo de la enfermedad. Pero Jesús también es parte del Observatorio de la Corrupción e Impunidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El observatorio es un proyecto en el que científicos de diferentes disciplinas buscan nuevas formas de estudiar la corrupción y probar métodos de investigación que no se han usado antes en México, por ejemplo, utilizar herramientas de cómputo para analizar cómo se forman y cómo operan las redes de corrupción en el país, algo parecido a lo que Jesús usa para estudiar la relación entre cientos de genes y el cáncer.

Los investigadores que forman parte del proyecto pretenden emplear la teoría de redes para crear modelos matemáticos y computacionales que expliquen, representen y simulen los fenómenos de corrupción.