La interminable guerra contra el cáncer infantil

Cáncer infantil

(Agencia Informativa Conacyt).- En México, se registran más de cinco mil casos nuevos de cáncer al año en niños; de esta cifra, solo 56 por ciento logra sobrevivir, aunque con muchas secuelas. En el marco de la conmemoración del Día Internacional del Cáncer Infantil, la Agencia Informativa Conacyt ofrece un reportaje que, además de recrear la valiente lucha de esos jóvenes pacientes, documenta los esfuerzos de especialistas mexicanos en el desarrollo de nuevas terapias y métodos de diagnóstico —menos invasivos y más afectivos— para derrotar, con la fuerza de la ciencia, este grave problema de salud pública.

Para Rocío Cárdenas, oncóloga pediatra del Instituto Nacional de Pediatría (INP), uno de los principales problemas es el diagnóstico tardío del cáncer, pues 65 por ciento de los casos registrados en México es detectado en etapas avanzadas, de acuerdo con el estudio “Cáncer infantil en México. Situación actual y retos”, realizado recientemente por la Organización Panamericana de la Salud (PAHO, por sus siglas en inglés).

Para un diagnóstico temprano, es esencial la vigilancia de los padres —que adviertan signos anómalos en sus hijos—, así como personal médico de primer nivel debidamente capacitado, capaz de detectar las manifestaciones del cáncer, para referenciar a los pequeños pacientes con un oncólogo pediatra.

“Muchas veces pasan semanas o meses, tiempo que es crucial para atender el padecimiento, y ya cuando llegan a hospitales de tercer nivel, en lugar de tener una probabilidad de curarse de 80 por ciento, pueden tener solo 40 o 30 por ciento, e incluso menos, además de que los tratamientos ya deben ser más intensos y, por lo tanto, más agresivos”.

Para Rocío Cárdenas, oncóloga pediatra del Instituto Nacional de Pediatría (INP), uno de los principales problemas es el diagnóstico tardío del cáncer, pues 65 por ciento de los casos registrados en México es detectado en etapas avanzadas, de acuerdo con el estudio “Cáncer infantil en México. Situación actual y retos”, realizado recientemente por la Organización Panamericana de la Salud (PAHO, por sus siglas en inglés).

Para un diagnóstico temprano, es esencial la vigilancia de los padres —que adviertan signos anómalos en sus hijos—, así como personal médico de primer nivel debidamente capacitado, capaz de detectar las manifestaciones del cáncer, para referenciar a los pequeños pacientes con un oncólogo pediatra.

“Muchas veces pasan semanas o meses, tiempo que es crucial para atender el padecimiento, y ya cuando llegan a hospitales de tercer nivel, en lugar de tener una probabilidad de curarse de 80 por ciento, pueden tener solo 40 o 30 por ciento, e incluso menos, además de que los tratamientos ya deben ser más intensos y, por lo tanto, más agresivos”.

Justo esto fue lo que le ocurrió a María Belén, pasaron muchos meses desde que ella notó que tenía un tumor en la pierna derecha, hasta que empezó con el tratamiento.

María Belén tenía 16 años y vivía sola. Durante el día trabajaba en un puesto de jugos, por las tardes cuidaba a una niña y en las noches llegaba a dormir a un cuartito que le rentaban las personas con quienes trabajaba.

“Un día descubrí que tenía un bolita en la parte inferior del fémur, muy cerca de la rodilla, no me dolía y como no me causaba ninguna molestia no le hice caso, quizás me había pegado, lo raro es que no tenía moretón, solo era la bolita”.

Pasó casi medio año, hasta que un dolor intenso, súbdito y persistente llegó. “Sentía como lumbre, no aguantaba el dolor, le comenté a mi mamá y me fue a ver, me dijo ‘yo creo que fue un golpe, ahorita te voy a curar’, me echó pomada en la pierna y me empezó a sobar, me talló y talló esperando que, lo que después supimos era un tumor en el hueso, se desvaneciera”.

La intención fue buena pero los resultados fueron terribles, al otro día María Belén no podía moverse, pero aun así hizo su mayor esfuerzo y se fue a trabajar al puesto de jugos.

“Uno de mis clientes frecuentes, quien es médico, vio que ya tenía varios días rengueando y me dijo que fuera al doctor, ‘pero no tengo seguro social’, le respondí, ‘te voy a hacer una receta para que te hagan estudios en la Cruz Verde de Guadalajara’, me contestó”.

 

Secuelas del cáncer infantil
Así, entre hospitales María Belén ha vivido los últimos seis años de su vida, esperando que el tratamiento al que se sometió no genere más secuelas, y probablemente así viva el resto de su vida, ya que de acuerdo con la oncóloga pediatra Rocío Cárdenas, “los tratamientos contra el cáncer siempre dejan secuelas a corto, mediano y largo plazo”.

Los efectos adversos a corto plazo, que es cuando se les suministra el tratamiento, son vómitos, mareos, pérdida de peso y cabello; a mediano plazo, que es hasta cinco años después de que se diagnostica el cáncer, son cardiopatías, nefropatías y problemas endocrinos, entre muchos otros, y a largo plazo, en México, aún no se sabe con exactitud por qué no hay un seguimiento de los pacientes, expresó la especialista.

“Actualmente en el INP apenas se está gestionando una clínica de sobrevivientes, para lograr identificar qué problemas les estamos causando a los pequeños y tomar más medidas preventivas que nos permitan no generar secuelas tan agresivas. Queremos curar niños con el menor daño posible en otras áreas de su cuerpo, queremos elevar su calidad de vida para que en el futuro sean adultos felices y productivos”.

De acuerdo con el reciente estudio The cumulative burden of surviving childhood cancer: an initial report from the St Jude Lifetime Cohort Study (SJLIFE), publicado en la revista científica The Lancet, “al llegar a los 50 años de edad, el sobreviviente de cáncer pediátrico en promedio tuvo 17.1 afecciones de salud crónicas, incluidas 4.7 que fueron graves, incapacitantes o que pusieron en peligro la vida e incluso fueron mortales. En cambio, voluntarios de la comunidad tuvieron en promedio 9.2 afecciones de salud crónicas, de las cuales 2.3 se incluían en esas mismas categorías”.

Ante estas cifras, el artículo determinó que los sobrevivientes son una población vulnerable y compleja desde el punto de vista médico. Esto abre un debate interesante, en el que se establece que no basta con curar a los pequeños de cáncer, sino que hay que ser más selectivos con los tratamientos y terapias que se prescriben para mejorar la salud y calidad de vida.

En este debate la ciencia, la tecnología y la innovación juegan un papel fundamental, ya que estos apuestan al desarrollo de tecnología o biomarcadores que ayuden a un diagnóstico temprano, así como a tratamientos personalizados y menos agresivos.

En este sentido, Baltasar Madrid Nieto, director de Casa de la Amistad para Niños con Cáncer —fundación que apoya a niños y jóvenes con este padecimiento y que además cuenta con alianzas con diversos institutos de prestigio mundial como St. Jude Children’s Research Hospital y World Child Cancer, entre otros—, reiteró que uno de los principales retos que se enfrentan los pequeños con cáncer en México es que aún se les suministran tratamientos y terapias desactualizados.

Esto es cierto, ya que mientras en países de Europa, Asia y algunos otros de América, como Estados Unidos y Canadá, se realizan novedosas terapias, en México aún se dan radioterapias con bombas de cobalto 60, las cuales están en desuso en muchos países, ya que se ha comprobado que son potencialmente peligrosas para la población sin una estricta reglamentación de radioprotección.

En México aún hay 30 bombas de este tipo, según el Inventario Nacional de Equipo Médico de Alta Tecnología (EMAT), realizado por el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud (Cenetec-Salud).

La dosis precisa contra el cáncer:Mientras en Europa y Estados Unidos desde hace más de 20 años se ofrece la radioterapia con protones, mejor conocida como protonterapia, en México aún no se cuenta con esta tecnología, la cual podría ayudar a salvar muchas vidas, tanto de adultos como de niños, y dejar menores secuelas.

Raymond Miralbell, jefe del Departamento de Radiooncología del Hospital Universitario de Ginebra, Suiza, y uno de los principales impulsores de la protonterapia a nivel mundial, explicó en entrevista que la terapia con protones, a diferencia de las radioterapias convencionales que utilizan fotones, tiene la ventaja de que es más precisa.

Esta exactitud milimétrica de los protones se debe a su ventaja física denominada pico de Bragg. Esto quiere decir que, a diferencia de las radioterapias más comunes, en las que los fotones al entrar al cuerpo van perdiendo su energía, así la mayor parte de la energía se queda en la piel o en tejido sano y la dosis que llega al tumor es mínima, los protones pueden ir justo al tumor, no antes ni después.

“Esto permite que se destruya de manera selectiva el tejido alterado y al ser más preciso esto, permite incrementar las dosis y ser más eficaz (…) Además, esta precisión permite que se puedan irradiar tumores localizados en áreas muy delicadas del cuerpo”.

De esta manera, es posible incrementar de 30 hasta 70 por ciento la esperanza de vida de pacientes que tienen tumores localizados en áreas o cerca de órganos muy delicados como el corazón o el cerebro, reiteró el especialista.

Al irradiar menos tejido sano, el riesgo de desarrollar un segundo cáncer puede ser hasta 14 veces más bajo, asimismo, las secuelas como las cardiopatías, nefropatías y problemas endocrinos, también se reducen considerablemente, explicó el experto en protonterapia.

Por todas las ventajas que presenta esta radioterapia, la oncóloga Rocío Cárdenas subrayó que “sin duda alguna, México necesita la terapia con protones como una alternativa más para tratar el cáncer, en especial el cáncer infantil”.

Aunque esta terapia resulta muy atractiva y prometedora, probablemente tarden más de cinco años para que se pueda implementar en el país, ya que debe superar varios desafíos como la inversión, la especialización del personal y la desigualdad en infraestructura.

Desde hace un par de años, un grupo de científicos, físicos médicos y oncólogos de diversas instituciones mexicanas trabaja en la creación del Centro de Excelencia en Física Médica Nuclear (CEFMN), para traer al país este tipo de terapias que ayuden a salvar vidas y elevar la calidad de vida de los pacientes con cáncer.

instituciones centro excelencia fisica nuclearEste centro se ubicaría en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y se calcula que podría tener un costo aproximado de 70 millones de dólares, explicó Arturo Fernández Téllez, líder del proyecto CEFMN.

Por el monto de la inversión, este centro aún no se ha empezado ha construir; sin embargo, Fernández Téllez adelantó que es un proyecto viable, ya que de acuerdo con los estudios financieros que realizaron, en no más de ocho años se tendría el retorno de inversión.

Por tal motivo, hizo un llamado tanto a los gobiernos federal y estatal, como a los legisladores e iniciativa privada a voltear a ver este proyecto, el cual sería un impulsor de la ciencia y la tecnología en el área de la física médica en el país y, principalmente, ayudaría a los pacientes con cáncer, en especial a los niños, que son el futuro del país.

Además de que esta terapia podría representar un ahorro para el sistema de salud a mediano y largo plazo, toda vez que genera menos secuelas. “Si tratamos a un niño de cuatro años, que tiene 80 por ciento de probabilidades de curarse, pero que el resto de su vida tendrá problemas de crecimiento, de la tiroides, del riñón y del corazón, es muy probable que no sea un adulto productivo y que sea dependiente del sistema, imagínese el costo que tendría para la sociedad”, explicó Raymond Miralbell.

En cambio, con la terapia con protones se podría tener un ahorro de hasta 23 mil 600 euros, esto es poco más de medio millón de pesos, por paciente, ya que se evitan secuelas graves y además se mejora considerablemente la vida de los pacientes, así lo reveló el estudio Cost-Effectiveness of Proton Radiation in the Treatment of Childhood Medulloblastoma, publicado en la revista internacional Cancer (Wiley InterScience) en 2005, cuando la protonterapia era casi el doble de cara que ahora, remató el doctor Miralbell.

Además de la inversión, otro aspecto importante a considerar para que este tipo de terapias se pueda ofrecer en México es la capacitación del personal altamente especializado, lo cual no sería un problema grave ya que hay varios mexicanos trabajando en este tipo de terapias en otras partes del mundo, señaló Fernández Téllez.

Quizás el principal reto es reducir las brechas de desigualdad en la infraestructura y equipos en los hospitales de todo el país, así lo consideró Eva Medel, física médica en el Hospital Universitario de Puebla.

“Para escalar a radioterapia con protones es muy importante para los físicos y para los médicos tener bien establecida la práctica rutinaria de la radioterapia avanzada con fotones, tales como las radioterapias de intensidad modulada o las radioterapias guiadas por imágenes, lo cual es una tecnología prácticamente nueva en México, ya que se empezó a implementar a partir de 2012, y en muchos hospitales del interior de la República aún no ha llegado… Todavía se hace radioterapia con bomba de cobalto 60”.

Asimismo, otro reto a vencer para que esta tecnología pueda aprovecharse en México, es que los tomadores de decisiones, que son quienes deciden en qué se invierte, conozcan las ventajas de este tipo de terapias y estén convencidos de que es necesaria en el país, señaló Juan Carlos Lara Bejarano, radiooncólogo del Hospital General de México.

Mientras esto sucede en la parte académica y médica, el cáncer está atacando a quienes son el futuro del país. Pues al año se registran entre cinco mil y seis mil casos nuevos de cáncer en menores de 18 años de edad.

Tal es el caso de Héctor, un niño de 11 años de edad, que desde hace un par de meses lucha contra el cáncer generado por un rabdomiosarcoma en el ojo derecho. Con una extraordinaria actitud positiva y las pocas fuerzas que las radioterapias y las quimioterapias le dejan, se aferra a la vida porque asegura que de grande construirá los robots que salvarán a la humanidad.

Pese a las probabilidades de supervivencia que los médicos le dieron a Héctor, de apenas 20 por ciento, él y su mamá están seguros que en unos meses todo habrá quedado como una lección de vida y Héctor será parte del 56 por ciento de los niños en México que logra vencer este padecimiento.

El final de la primera batalla de Héctor aún es incierto, de salir avante, él, como María Belén, continuará luchando toda la vida contra las diversas secuelas que dejan los tratamientos actuales en México, por eso la insistencia de los oncólogos pediatras como Rocío Cárdenas, quienes insisten que no basta con curarlos, hay que evitar daños colaterales graves.