Salvador Cuevas, una vida de óptica y astronomía

Salvador Carlos Cuevas

(Agencia Informativa Conacyt).- Al entrar al Instituto de Astronomía uno puede encontrar decenas de bellas imágenes del universo. Obtener éstas no sería posible de no ser por los científicos encargados de los telescopios y la instrumentación astronómica como lo es el doctor Salvador Carlos Cuevas Cardona. Durante una entrevista en su oficina, el científico mexicano platicó sobre sus experiencias, aprendizajes y sueños.

Convertirse en científico fue una decisión que Salvador tomó a los ocho años. Se dio cuenta de esto a partir de sucesos muy interesantes. “Cuando iba en la primaria una de mis tías me regaló un libro de la editorial Time Life que tenía fotos del universo que me parecían maravillosas. Al final traía el telescopio de Palomar, con un espejo de cinco metros de diámetro montado con mecánica y electrónica de precisión y me di cuenta que a pesar de que me gustaban las galaxias, planetas y estrellas, esa tecnología era lo que me gustaba. Desde los ocho años decidí que quería hacer esas cosas”.

Luego de la preparatoria tuvo que decidir qué estudiar y se encontró con la decisión de escoger entre ingeniería y física.

Comenzó a estudiar física e inmediatamente después de entrar a la carrera y buscó la forma de entrar al laboratorio de instrumentación del Instituto de Astronomía (IA). Tuvo la fortuna de trabajar en el IA ayudando a la fabricación y diseño de la primera consola de control del telescopio de dos metros que está en San Pedro Mártir en Ensenada.

El Departamento de Instrumentación del IA ya ha construido varios instrumentos que se han puesto en operación en el observatorio de la UNAM en la Sierra de San Pedro Mártir en Baja California y en el Gran Telescopio Canarias en La Palma, España, el más grande de su clase, con su óptica principal de poco mas de 11 m de diámetro. El grupo colabora además con los mejores grupos de instrumentación astronómica del mundo. Muchos estudiantes de México y de otros países europeos han venido a trabajar en sus tesis de maestría y doctorado en instrumentación al IA UNAM.

Para el doctor Cuevas lo que sigue es continuar formando recursos humanos y sobre todo a los futuros científicos que tomarán su lugar. Además quiere seguir trabajando en diversos proyectos de instrumentación, en el nuevo Museo de la Luz y configurar otros equipamientos, obras de arte con artistas y continuar en lo último de la investigación en instrumentación astronómica.

“La mayoría de mis amigos y colegas de Francia ya están jubilados y me preguntan cuándo lo haré yo. Debo decir que de un día a otro me di cuenta que ya tenía canas. Han pasado muchos años y sigo entusiasmado trabajando en lo que hago y emocionado con los nuevos proyectos”, afirmó Salvador Cuevas.