El murciélago en la cosmovisión maya

Murciélago

(Agencia Informativa Conacyt).- En la cosmovisión maya, el murciélago —mejor conocido como zotz— está asociado con la noche, la oscuridad, la muerte, los sacrificios por decapitación y extracción de corazón, la fertilidad y la sexualidad, de acuerdo con los estudios realizados por Roberto Romero Sandoval, investigador del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El murciélago ha sido representado en distintas culturas alrededor del mundo, entre ellas, la cultura maya. Roberto Romero, Investigador Nacional con nivel I (SNI), se ha encargado de analizar los diferentes significados que tuvo y tiene el murciélago en la cosmovisión maya, su asociación con dioses, hombres y seres sobrenaturales, y la posible identificación de especies en el arte maya.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el investigador describió que en Mesoamérica, la imagen del murciélago aparece desde el Preclásico, en el espléndido pectoral de murciélago en Monte Albán, Oaxaca, y está presente hasta el Posclásico, en el Altiplano Central, en la magnífica escultura de barro descubierta en el poblado de Amecameca, que actualmente se exhibe en el Museo del Templo Mayor.

El murciélago ha sido representado en distintas culturas alrededor del mundo, entre ellas, la cultura maya. Roberto Romero, Investigador Nacional con nivel I (SNI), se ha encargado de analizar los diferentes significados que tuvo y tiene el murciélago en la cosmovisión maya, su asociación con dioses, hombres y seres sobrenaturales, y la posible identificación de especies en el arte maya.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el investigador describió que en Mesoamérica, la imagen del murciélago aparece desde el Preclásico, en el espléndido pectoral de murciélago en Monte Albán, Oaxaca, y está presente hasta el Posclásico, en el Altiplano Central, en la magnífica escultura de barro descubierta en el poblado de Amecameca, que actualmente se exhibe en el Museo del Templo Mayor.

“En el área maya está presente en vasijas, dinteles y esculturas, así como en códices y diversos textos coloniales de tradición indígena. Cabe destacar que el murciélago fue tomado como emblema de ciudades, como es el caso de Copán; además de que varios poblados llevan su nombre, por ejemplo, Zinacantán, en Chiapas, y Zinacantepec, en el Estado de México”, señaló.

De acuerdo con el investigador, el simbolismo del murciélago asociado con la muerte se muestra claramente en los códices “Vaticano B”, “Féjérvary Mayer” y “Borgia”. En el “Popol Vuh”, libro sagrado de los mayas quichés, se relata que Hunahpú —hijo del dios Hun-Hunahpú y la joven Ixquic— fue decapitado por Camazotz, “murciélago de la muerte”.

“Esta asociación del murciélago y los sacrificios es posible gracias a que en zoología existe una especie de quiróptero que se alimenta de sangre, el llamado comúnmente vampiro (Desmodus rotundus)”.

Un plato dibujado con cuatro vampiros, procedente de Balamkú, Campeche, es otro ejemplo que atestigua que los mayas y otros grupos mesoamericanos identificaron las distintas especies de murciélagos y su asociación con la sangre, pues de las bocas de estos animales escurren chorros de sangre.

Al murciélago, además de ser considerado como emblema de muerte, también se le vinculó con la fertilidad y la sexualidad, pues un pasaje del “Códice Magliabechiano” dice que Quetzalcóatl envió al quiróptero a morder el interior de la vulva de la diosa Xochiqueztal, y que de ella surgieron flores que no huelen bien.

“Este pasaje nos lleva a asociarlo con el origen de la menstruación. En otras palabras, el murciélago es el encargado de otorgarle a la mujer el don de procreación. Y, posiblemente, la especie de murciélago que está vinculada con la fertilidad y sexualidad sea la del nectívoro, el quiróptero que se alimenta del néctar y polen de las flores”, describió el investigador.

En la investigación se encontró también que el quiróptero está ampliamente relacionado con el jaguar, y muestra de ello son los rasgos de felino que están presentes en el pectoral de murciélago de Monte Albán, que actualmente se exhibe en el Museo Nacional de Antropología.

Plato policromado de murciélagos, personajes del inframundo. Cultura maya. Período Clásico (320 a 987 d. C.). Balamkú, Campeche. Cerámica con engole y decoración polécroma. Museo Fuerte de San Miguel, Campeche.
En los mitos de zutzbalam de los chontales de Tabasco, se presentan seres sobrenaturales con los atributos de estos dos animales, quienes tienen una naturaleza dual: pueden otorgar riquezas a los hombres o bien, causarles la muerte.

Además, los murciélagos estuvieron fuertemente relacionados con los escribas mayas. En los vasos estilo códice se presentan imágenes de estos personajes portando alas de quiróptero, “lo que nos lleva a sugerir que, gracias a este ser, los escribas lograban transportarse al inframundo y conocer los designios de los dioses, para después plasmarlo en los códices”, destacó.

¿Cómo se estudian los significados del murciélago en la cultura maya? El primer paso de la investigación consistió en buscar en esta cultura mesoamericana la presencia directa o indirecta del quiróptero, ya sea en piezas de escultura, cerámica o códices.

“Con toda esta información reunida, y de acuerdo con las veces y los espacios en que aparece el murciélago, se hizo un catálogo de imágenes de este animal que, por supuesto, no serán todas, sino algunas que nos permitieron ordenar la información obtenida. En esta parte, el análisis iconográfico y epigráfico fue fundamental porque nos facilitó la identificación del murciélago”, apuntó Romero Sandoval.

Para analizar las imágenes se utilizó el método propuesto por el historiador del arte Erwin Panofsky, y posteriormente se recurrió a los estudios comparativos de la Historia o ciencia de las religiones, con la finalidad de encontrar un significado más allá del dato.

“No solamente nos limitamos a la iconografía del murciélago, sino también abordamos documentos indígenas y españoles de la época Colonial, asimismo recurrimos a la tradición oral de los grupos contemporáneos mayas, quienes, a pesar del tiempo y los siglos de dominación occidental, resguardan en lo más íntimo de sus creencias conceptos que tuvieron su raíz en el pasado prehispánico, rasgos que permanecen casi imperceptibles en la historia”, apuntó.

En segundo término, el investigador se encargó del análisis de los documentos indígenas y españoles de la época colonial, en donde se encontraron menciones del murciélago.

“Estos documentos son de sumo valor, pues contienen importantes vetas de conocimiento del mundo prehispánico, ya que al plasmar sus ideas en caracteres latinos, nos permiten conocer lo que hasta entonces sólo estaba consignado en inscripciones, códices o en la tradición oral. Este tipo de información requirió de un análisis cuidadoso, ya que en poca o en gran medida dichas fuentes retoman parte de la cultura occidental recién introducida”, resaltó el investigador.

Un aspecto importante fue la tradición oral de los grupos contemporáneos mayas, pues si bien tiene muchos elementos occidentales, también resguarda parte de su pasado indígena. Así, fue necesario revisar mitos, leyendas y costumbres de mayas actuales en donde, de alguna manera, aparece el murciélago.

“Sin duda alguna, la combinación de todas y cada una de las fuentes antes mencionadas nos permitió adentrarnos en el complejo universo de los mayas. A partir de la interpretación de conjunto de todo el material disperso, que además presenta una continuidad simbólica, nos es posible ahondar en el conocimiento de esta extraordinaria cultura”, indicó.