Superlimones mexicanos contra el dragón amarillo

Limones

(Agencia Informativa Conacyt).- En el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Campo Experimental Tecomán, llevan a cabo diversas investigaciones relacionadas con el mejoramiento genético del limón mexicano (Citrus aurantifolia), con la finalidad de obtener nuevas variedades con alto rendimiento, mayor calidad y que sean tolerantes a enfermedades como el Huanglongbing (HLB) -tambien llamado dragón amarillo- y al virus tristeza de los cítricos (Citrus Tristeza Closterovirus).

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el doctor en biotecnología por la Universidad de Colima (Ucol), Marciano Manuel Robles González, nivel I en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), señaló que ya han generado dos variedades de limón: Colimex y Lise.

“La variedad Colimex, tiene buena estabilidad genética, ha sido seleccionado después de varios estudios y es una variedad de alto rendimiento, que con un manejo regular se pueden cosechar 40 toneladas por hectárea anualmente”, explicó.

El experto en mejoramiento genético del limón dio a conocer que actualmente están trabajando con un proyecto para generar variedades híbridas, por lo que están cruzando el limón italiano, verdadero o real (Citrus limón) con el limón mexicano y con estas dos variedades generadas en Colima.

“La finalidad de estas variedades híbridas, es que además de que tengan altos rendimientos de fruta, sean tolerantes a enfermedades que son devastadoras como el HLB o el virus de la tristeza”, indicó.

Los híbridos desarrollados en años pasados ya están en campo y los investigadores del INIFAP están analizando, además del sabor de la fruta y su potencial de rendimiento, su respuesta a la enfermedad del HLB o dragón amarillo.

“Hemos encontrado que algunos árboles tienen síntomas menos acentuados del HLB, ya que no hay resistencia de ningún cítrico. Esta enfermedad causa manchas amarillas en las hojas y tenemos algunos híbridos que esas manchas no son tan amarillas”, refirió el doctor en biotecnología.

Por ello realizaron un estudio para observar si tenía relación ese síntoma atenuado con la cantidad de bacterias que pudiera tener el árbol y encontraron que la mayoría de árboles que presentan síntomas atenuados tienen menor concentración de bacterias causantes del HLB.

“Somos la única institución y el único campo experimental que está haciendo mejoramiento genético de limón mexicano en el país”, aseguró Robles González.

limones rec2 110917
Fuente: SIAP
Estos proyectos han sido apoyados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el INIFAP y la Fundación Produce Colima A.C.

La finalidad del mejoramiento genético del limón es muy diversa y cambia constantemente. En el mundo se han ido generando variedades con objetivos, según las necesidades de cada tiempo, especificó.

“Nuestro proyecto de mejoramiento genético actual va encaminado a buscar resistencia o tolerancia al virus de la tristeza y al HLB y ya logramos en nuestros híbridos la resistencia a la antracnosis, que es una enfermedad que afecta a los limones en la época de lluvias, dañando flores, frutos pequeños y las hojas de los brotes tiernos”, indicó.

El doctor en microbiología, con especialidad en fitopatología, Mario Orozco Santos es el responsable del proyecto denominado Mejoramiento genético del limón mexicano con búsqueda para tolerancia al HLB.

“El programa de mejoramiento genético en limón mexicano inició en el 2009, pero este proyecto en particular se desarrolla desde el 2014 después que llegara a la entidad el dragón amarillo o HLB”, detalló el investigador del INIFAP, experto en manejo de enfermedades.

El objetivo de esta investigación es generar híbridos con mayor tolerancia al HLB y que la fruta reúna las características que demanda el consumidor.

Hibridación natural

limones rec3 110917
Fuente: naturalista.mx
Orozco Santos reconoció que en la hibridación natural no hay un control de los genes que se están mezclando y que en este proyecto usaron el naranjo espinoso o trifoliado (Poncirus trifoliata), que es un progenitor de poco uso comercial, ya que se emplea más como patrón, es decir, como portainjerto.

Otros progenitores en estos híbridos fueron el limón verdadero o limón italiano y la mandarina japonesa (Fortunella japónica).

“Lo novedoso es que se desarrolló un protocolo de cómo hacer las hibridaciones porque en el pasado no era posible obtener híbridos de cualquier cítrico por las dificultades que había para rescatar los embriones, ya que crecían muchos embriones asexuales, que no eran producto de la cruza”, indicó durante la entrevista.

Del 2009 al 2014 desarrollaron aproximadamente 3 mil plantas y de esas 850 fueron híbridas comprobadas con las diferentes metodologías como marcadores moleculares y citometría, entre otras.

“Esos híbridos los llevamos a campo para evaluar su resistencia al HLB y para observar las características de la fruta. También hicimos trabajo en invernadero para someterlos a infección del HLB y analizar su respuesta”, explicó.

Después de tres años cuentan con diez híbridos promisorios que tienen características comerciales y que presentan tolerancia al HLB, los cuales están siendo evaluados por los investigadores.

“Lo que sigue es tratar de perfeccionar estas plantas, incluyendo más genes del limón mexicano”, resaltó Orozco Santos.