Roomie Bot, un robot para el hogar

Roomie Bot

Poder Judicial

(Agencia Informativa Conacyt).- En 1962, el estudio de animación Hanna-Barbera creó un personaje para acompañar a la familia Sónico en sus aventuras del futuro. A 55 años de que apareciera por primera vez Robotina en la pantalla chica, un grupo de emprendedores mexicanos lanzó su versión de la peculiar asistente: Roomie Bot.

El maestro Aldo Luévano Ibarra platicó respecto al desarrollo de Roomie Bot, un robot de control del hogar con la capacidad de controlar dispositivos inteligentes como cerraduras, persianas, puertas, ventanas e incluso la televisión.

“Uno de los retos que nos propusimos es que no solamente se quedara en un asistente virtual, sino que viéramos una entidad física, que técnicamente complementáramos las funcionalidades que puede otorgar un asistente virtual. Se extienden las habilidades de un asistente virtual más allá de un tema conversacional”, apuntó.

Roomie Bot cuenta además con una cámara integrada que le permite reconocer a las personas que están dadas de alta para interactuar con el sistema; en caso de detectar a alguien no identificado, manda una alerta.

Bajo esta premisa, Roomie Bot permitiría a los usuarios “ampliar los modelos de negocio y monetizar, de acuerdo con compartir ciertos recursos que existen en una organización o compañía”, comentó el ingeniero.

“Roomie Bot nace con un caso de uso enfocado en el control del hogar. Sin embargo, buscamos que nuestra plataforma tenga la capacidad de ser implementada por otros desarrolladores para incorporar nuevas funcionalidades. (Los usuarios) pueden empezar a robustecer el sistema bajo un esquema abierto y monetizar, ampliar los modelos de negocio que ellos puedan llegar a tener”, señaló Luévano Ibarra.

“Cuando tenemos un software libre, la ventaja está en el enriquecimiento en plataformas de desarrolladores. Lo que pretendemos es que todos los desarrolladores que estén interesados hagan uso de la misma y ofrezcan servicios a través de ella”, coincidió el ingeniero Valdés Chávez.