Hospital General de Irapuato reporta donador de órganos originario de Jaral del Progreso

Dona sus órganos

• Hombre recibe golpe en la cabeza y muere tras varios días hospitalizado inicialmente en el Hospital de Valle de Santiago.
Irapuato, Gto. 17 de agosto del 2017.- En el Hospital General de Irapuato se concretó una donación de órganos de un hombre de 60 años de edad originario de Jaral del Progreso.
El héroe de vida es el señor Alfonso Jiménez quien tenía 62 años de edad, hasta el pasado 24 de julio cuando fue golpeado en la cabeza por un caballo, por lo que fue enviado al Hospital General de Valle de Santiago y con diagnóstico de muerte encefálica el pasado 15 de agosto.
Le sobreviven sus 9 hijos quienes junto con la esposa de don Alfonso aceptaron la propuesta del equipo de coordinación para que donara sus órganos y trascender en la vida de pacientes en espera de un trasplante.
Ambos riñones serán trasplantados en el Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío (HRAEB) y las córneas serán trasplantadas en el Hospital Irapuato.
El secretario de salud, Daniel Díaz Martínez informó que con la donación de Don Alfonso este año el Centro Estatal de Trasplantes (Cetra) suma este año 47 donadores de los cuales se han logrado 171 órganos y tejidos: 72 riñones, 77 corneas, 16 hueso, 3 corazones, 2 hígados y una piel
Además se han realizado ya un total de 226 trasplantes, 105 de córneas, 120 de riñon y uno de hígado
La principal función de los coordinadores de donación como el que se encuentra en Hospital Irapuato es identificar a los potenciales donadores de órganos y tejidos para trasplante, solicitar el consentimiento a los familiares; así como dar mantenimiento clínico a los donadores.
Una vez que se realizan estos procesos el coordinador hospitalario realiza la logística dentro del establecimiento de salud para que los órganos y tejidos sean procurados en el menor tiempo posible y entregar el cuerpo a la familia.
Hospital Irapuato fue nombrado como “Hospital Donarte” el cual tiene como objetivo tener un modelo donde la procuración de órganos y tejidos y que sea considerada como una actividad hospitalaria habitual donde las áreas donde puedan surgir los donantes trabajen de manera coordinada y que todo el personal esté capacitado y comprometido para colaborar y participar.