Crean mexicanos sistema de alerta de lluvia en tiempo real

Bosque Real

(Agencia Informativa Conacyt).- Elizabeth Ochoa salió de su trabajo y no pudo volver a casa como habitualmente lo hacía, la tormenta de aquel lunes 29 de mayo inundó las avenidas principales que recorre para llegar a su hogar ubicado en el fraccionamiento Villas Prado Coapa, una de las más afectadas de la zona debido a la histórica tromba que se desató al atardecer.

El lunes 29 de mayo había despertado con el pronóstico que dictaminaba potencial de lluvias y tormentas puntuales e intensas en gran parte del país, ya que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) había alertado afectaciones en el norte de México por el frente frío número 50 y su interacción con la onda tropical número 2 proveniente del Océano Pacífico.

La sorpresa fue para el sur de la Ciudad de México, pues de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, cuatro delegaciones y estados como Chiapas, Oaxaca y Veracruz presentaron más impacto como consecuencia de la lluvia.

Un mes después, el 28 de junio, nuevamente el Valle de México fue sorprendido y las zonas del centro, norte y norponiente de la capital del país fueron las más afectadas al registrarse encharcamientos, ríos desbordados y fuertes inundaciones que alcanzaron hasta el metro y medio de altura, siendo la delegación Miguel Hidalgo una de las más perjudicadas, según reportes del Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicación y Contacto Ciudadano de la Ciudad de México.

“Los daños ocasionados por la fuerza de la naturaleza pueden ser de menor impacto si se tiene un sistema de alerta que pueda ayudar a la toma oportuna de decisiones de parte de las autoridades”, explicó Adrián Pedrozo Acuña, coordinador de Hidráulica del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A través del Observatorio Hidrológico (OH) del Instituto de Ingeniería de la UNAM se ha desarrollado un sistema de alerta de lluvia en tiempo real que permite informar sobre los lugares donde llueve y la cantidad de agua que cae, con el objetivo de prevenir desastres que pueden ser causados por las precipitaciones y, de este modo, mantener a salvo a los ciudadanos.