Iniciaron los trabajos en la glorieta San Roque de acuerdo al proyecto aprobado

Jonathan Muñoz

• Por modificación al proyecto original se retiran sólo 12 árboles de 20 autorizados y no son de especies protegidas o nativas.
• Habrá compensación de 129 árboles para reponer los secos o reforestar el Área Natural Protegida en San Agustín
Irapuato, Gto., 2 de julio. En el proyecto del Tercer Cinturón Vial en la Glorieta San Roque con la modificación del plan constructivo de urbanización se logró disminuir en un 50% el número de árboles retirados.
El Director General de Obras Públicas Jonathan Muñoz Angulo dijo que se está respetando el proyecto original que el Presidente Municipal Ricardo Ortiz Gutiérrez presentó ante la sociedad en donde se dio a conocer que varias glorietas iban a desaparecer, una de ellas es la de Avenida San Roque para hacer un cruce semaforizado y mejorar la vialidad.
Debido al avance de la obra en el bulevar La Esperanza, en el tramo de Avenida Guanajuato a Avenida San Roque, hubo la necesidad de retirar 12 de 20 árboles que ya se tenía autorizado. Esto se logró gracias a la modificación del proyecto original en ese importante cruce vial.
En el proyecto constructivo en el bulevar Los Reyes y la Esperanza se tienen avances importantes y ya llegaron las obras al Bulevar San Roque por eso se tuvieron que retirar esos árboles en esa glorieta.
Muñoz Angulo dijo por otra parte que en el proyecto del Tercer Cinturón Vial y para que los ciudadanos lo valoren, se abrirán otros tramos en otras vialidades porque se comprometió una fecha de un año en la urbanización de 8.5 kilómetros, “es probable que en las próximas semanas estemos dando a conocer a la ciudadanía que se intervendrá en otro tramo, ya sea en Casimiro Liceaga o en Bulevar Lázaro Cárdenas, una vez que concluya el periodo de clases en la Preparatoria oficial”, indicó.
Habrá compensación de árboles
El Director de Medio Ambiente Gonzalo Guerrero Guerrero dijo que para el retiro de árboles en la Glorieta San Roque el municipio cuenta con la resolución en materia de impacto ambiental con un estudio en la modalidad “B” para la obra pública elaborado por la dependencia a su cargo y la opinión técnica del Instituto Estatal de Ecología que determina que es factible y viables las medidas establecidas en el estudio.