SSG exhorta a guanajuatenses de 40 años y más a que acudan a su Centro de Salud para solicitar detección de factores de riesgo de próstata

Conozca los riesgos del cáncer de próstata

• En lo que va del año se han realizado 84 cuestionarios de detección de sintomatología prostática.
Guanajuato, Guanajuato, 30 de mayo del 2017.- La Secretaría de Salud de Guanajuato, SSG, que dirige el Dr. Daniel Alberto Díaz exhorta a guanajuatenses de 40 años y más a que acuda a su Centro de Salud para solicitar detección de factores de riesgo de próstata.
La Hiperplasia Benigna Prostática (HBP) consiste en un crecimiento no maligno (no cancerígeno) en el tamaño de la próstata (no confundir con hipertrofia).
Este aumento del tamaño de la glándula prostática es producido por un incremento del tamaño de la glándula prostática, producido por un aumento relativo de los estrógenos (hormonas femeninas) sobre la testosterona (hormona masculina), y que aparece en los hombres con la edad.
En lo que va del año se han realizado 84 cuestionarios de detección Sintomatología Prostática De una búsqueda intencionada se han identificado 2 casos que ya reciben atención integral.
Una de las prioridades del Gobierno del Estado es ofrecer salud preventiva a todos los sectores de la población incluyendo los guanajuatenses, ya que la próstata al crecer puede ir comprimiendo progresivamente la uretra provocando, por tanto, dificultad para orinar.
Esto sucede porque esta compresión impide el flujo de la orina desde la vejiga hacia la uretra hasta el exterior.
La Secretaría de Salud informa que las posibles consecuencias son retenciones de orina en la vejiga o reflujo de la orina hacia los riñones y una necesidad de orinar frecuentemente. Si la inflamación fuera muy grave, puede bloquearse por completo el sistema urinario.
La HBP es una enfermedad muy común en los hombres, aunque generalmente comienza a partir de los 30 años, es muy raro que se manifieste antes de los 40.
A los 60 años, aproximadamente, más del 50 por ciento de los hombres padece HBP y entre los 70 y 80 años hasta el 90 por ciento presenta alguno de sus síntomas.
El diagnóstico diferencial con el adenocarcinoma de próstata se estable por medio de la cuantificación antígeno prostático específico de sangre, por medio de una ecografía prostática e índice prostático y por último por medio de una prueba más fiable como la biopsia prostática.